Manual de Negociación con Rehenes

Prólogo 
La mayoría de los hechos que atiende la policía, tienen en alguna medida la tendencia oculta a convertirse en una crisis. Una llamada por un vagabundo, un altercado de violencia familiar, un accidente de tránsito, etc. Estos episodios llevan en el fondo esa cuota de incertidumbre que en pocos segundos puede convertir un procedimiento rutinario en una crisis de escasa incidencia o de magnitud inesperada: Ese vagabundo que se resistió a su arresto y lesionó al oficial; aquella discusión conyugal que acarrea ataques de histeria, lesiones y hasta involucró un homicidio pasional o este accidente que termina con el linchamiento del conductor que arroyó a un menor.
En realidad esa tendencia se manifiesta o se disipa, en muchos de los casos de acuerdo al grado de preparación del policía que toma el primer contacto para saber manejar la situación.
En la mayoría de los casos, esa preparación, depende sobre todo de tres factores: Su experiencia, el conocimiento y el entrenamiento. Pero es el primero el más fundamental a veces, porque casi todas las policías de Latinoamérica, resignan su habilidad para manejar episodios de distinta naturaleza en conocimientos empíricos antes que científicos o doctrinarios.
¿Pero qué ocurre cuando ese episodio no es tan sencillo para ser solucionado por la patrulla que llega al lugar?, ¿Qué sucede cuando la magnitud de incidente a tratar involucra de manera cierta y actual el peligro de vida para las personas?, ¿Qué hacer cuando el sospechoso está ahí, y amenaza con matar a alguien si no se satisfacen sus demandas? Hablamos entonces de las “Crisis de Alto Riesgo”.
Dentro de ese concepto; que involucra una serie de incidentes de distinto tipo; se encuentran los problemas policíacos de estos tiempos y que están cobrando cada vez más víctimas, no solo por el peligro que en su esencia entrañan, sino también por la falta de experiencia para encontrar una solución adecuada: Son los casos de toma de rehenes, motines carcelarios, intentos de suicidio, situaciones de atrincheramiento de sospechosos armados, inclusive algunos allanamientos mal planificados o mal ejecutados pueden transformarse en una crisis de alto riesgo.
Ellos llevan en común distintas contingencias esenciales que veremos más adelante, pero mencionaremos una de ellas en este punto, y es que pueden resolverse de una manera más viable que con el uso inmediato de la fuerza: “Podemos negociar su solución”.
De esta manera, episodios rodeados de dramatismo, pueden remediarse mediante la aplicación de una doctrina que ha arrojado como resultado la recuperación de muchas vidas que, de otra manera, hubieran engrosado las largas listas de víctimas fatales en todo el mundo. Su aplicación hoy en día es indiscutible por las agencias policíacas más importantes del planeta y su elaboración, producto de largos años de estudios, ha sintetizado de una manera más científica el abordaje experimental y rutinario que aún hoy seguimos aplicando cuando aparecen estas crisis que causan desconcierto por su gravedad y que, por esos mismos motivos, debemos preguntarnos si nosotros; los encargados de hacer cumplir la ley, no hemos agravando más todavía.
Estudiaremos en el desarrollo de este manual el gerenciamiento y la administración de crisis, la negociación en crisis y para la liberación de rehenes y de manera general los procedimientos para el rescate de rehenes; en síntesis, la estrategia en general y las tácticas diversas que ayudan a su aplicación, pero valga una aclaración que considero principal antes de entrar en materia:
Las variables circunstancias de tiempo, lugar y modo; la mayor sofisticación o la insuficiencia de equipamiento; el mayor o menor entrenamiento, etc., hacen que estos hechos nunca, jamás sean iguales confrontados con otros de similares características, aún cuando pueda clasificárselos de diferentes modos. Por ello, la experiencia nunca será completa, ni existirán manuales que puedan presumir de aplicarse como una panacea.
Sin ninguna duda podemos afirmar que el ingrediente que más influye para que estos hechos sean distintos es el humano. 
La formación profesional del responsable de comandar una operación con rehenes, la personalidad y capacidad mental del negociador, la aptitud e idoneidad de cada miembro del equipo táctico (aún cuando puedan responder a un determinado perfil o estereotipo) nunca serán iguales, esto repercute en el grupo y también, a no dudarlo, determina en mucho casos los resultados. Y será más inconstante todavía la psiquis del sospechoso que tendremos que enfrentar en cada caso.
Por estas sencillas razones, tan importantes para tener en cuenta como la vida misma de los inocentes, es que se hacen necesarios la actualización permanente; la experiencia, el estudio de casos y los planes pre-incidentes; el entrenamiento perseverante y los simulacros reales.
Queda claro entonces que no es bastante con conocer la doctrina aquí estudiada y la experiencia transmitida.
“Conocimiento – Entrenamiento – Experiencia”. Esta es la amalgama necesaria para la aplicación correcta de estos conceptos, y así lo han hecho práctico los mejores negociadores y los principales grupos tácticos, a quienes cientos de inocentes les deben la vida.
Pero... ¿Será ese elemento accidental que es el factor humano que hizo que otros tantos hechos terminaran trágicamente?... No lo sabemos. Nunca sabremos si con todo el conocimiento, el entrenamiento y la experiencia en el próximo incidente una vida se nos irá de las manos.
Las crisis de alto riesgo son episodios en el que pocos desean verse involucrados, y son menos aún los que están preparados para afrontarlas. 
A ellos... Protagonistas Anónimos, que lo arriesgan todo en pos de la vida, la libertad y el cumplimiento de la ley, les dedico este manual.

Lic. Osvaldo A. Cuello Videla
Ex-negociador del Grupo
de Resolución de Incidentes
y Secuestros G.R.I.S.

SOLICITAR UNA SINOPSIS DEL MANUAL AQUÍ
Deseo adquirir el Manual (clic aquí)

(Impresión bajo demanda, 510 páginas, papel obra, Tamaño 15,5 x 21,5)



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 

Consultoría

archivos antiguos

Eres el visitante número