El Capital Humano de la Policía. Un recurso olvidado

El día que los políticos comprendan que en los últimos veinte años los policías han sido excluidos del sistema social, como un sector marginado del sistema económico, de la educación e incluso de los mínimos derechos laborales (como muchos otros en nuestra sociedad ¿moderna?) y sean capaces de revertir esa situación; ese día vamos a vivir tranquilos.
Si a esto sumamos las condiciones propias de su trabajo, que están impregnadas por la violencia, el estrés, largas jornadas laborales, nula capacidad de recreación, deficitaria convivencia familiar, es de esperar que estas condiciones en las cuales se desarrollan estos seres humanos, generen una serie de problemas, de los que apenas podemos vislumbrar los más evidentes.
No puede en estas condiciones sorprendernos el hecho de que las erráticas medidas de prevención no den los resultados esperados.
Sería muy productivo que los políticos comprendan que la seguridad la hacen los policías y no los intereses políticos, ni el poder judicial, ni la cantidad de móviles, radios y comisarías y entiendan que el cuidado del capital humano es fundamental para lograr una Mendoza segura.
El día que dejen de rodearse de obsecuentes e incompetentes que responden a los intereses partidarios para satisfacer a su vez sus propios intereses personales y den cabida a los más capaces: Ese día gozaremos de la seguridad que los mendocinos anhelamos.
El día que los políticos comprendan que un ajuste de cuentas, la muerte de un inocente en las calles o una víctima fatal de un accidente son hechos excepcionales y no comunes y corrientes como nos tienen acostumbrados, ese día la política se habrá puesto los pantalones largos en materia de seguridad. 
El día que comprendan que para ser ministro hay que saber de seguridad y que eso no es lo mismo que ir a mirar cómo levantan nuestros muertos, cómo trabaja criminalística en un robo o dar una explicación-justificación en los diarios, y realmente elaboren y ejecuten una política de seguridad palpable, ese día empezaremos a caminar el sendero que los mendocinos necesitan.
El día que escuchen a los que realmente saben, se animen a tomar medidas drásticas (a nivel organizacional) que aunque con un elevado costo político sirva para revertir esta situación, en vez de buscar excusas basadas en las mismas condiciones desfavorables que ellos mismos han creado, ese día va a haber seguridad. 



0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.
 

Consultoría

archivos antiguos

Eres el visitante número